La fermentación alcohólica y maloláctica del vino

La fermentación de los vinos es un proceso complejo que puede ser, principalmente, de dos tipos: alcohólica o maloláctica.  

Compartir ->

 

Durante los meses de septiembre y octubre tiene lugar en Dehesa del Carrizal la fermentación alcohólica de los vinos. Aprovechando esta ocasión hoy queremos hablaros en nuestro blog del proceso de fermentación, por el que el mosto obtenido de las uvas se transforma en vino. Principalmente este proceso puede enmarcarse dentro de dos clases: la fermentación alcohólica y la fermentación maloláctica.

En este sentido, empezaremos hablando de la fermentación alcohólica, ya que es la más cercana a la actualidad en nuestra bodega y la que se produce en primer lugar, previa a la maloláctica. Así, la fermentación alcohólica es el proceso mediante el que el azúcar del mosto se convierte en alcohol etílico gracias a la acción de las levaduras naturales, presentes en las pieles de las uvas. En él intervienen diferentes elementos, entre los que destaca el oxígeno, pues es el desencadenante del proceso. Sin embargo, una vez que este está en marcha la cantidad de oxígeno necesaria para una correcta fermentación tiende a ser mucho menor.

Cuando la fermentación alcohólica va completándose el mosto reduce su contenido en azúcar y se incrementa la cantidad de alcohol, generándose así la transformación a vino. El proceso finaliza cuando el azúcar se reduce tanto que las levaduras no cuentan con alimento, aunque también se puede detener modificando factores como la temperatura.

Dentro la fermentación alcohólica es importante hablar del ‘remontado del vino’. Este proceso consiste en sacar el mosto en fermentación desde la parte baja del depósito (más líquida) para volver a dejarlo caer en la parte superior (más sólida y llamada ‘sombrero’). Así se consigue favorecer la actividad de la levadura y extraer componentes de la uva que van a enriquecer el vino.

Por su parte, la fermentación maloláctica se desarrolla en Dehesa del Carrizal durante los meses de noviembre y diciembre. Este proceso, esencial en los vinos tintos, se produce tras la fermentación alcohólica y en el intervienen las bacterias lácticas que, de manera natural, se encuentran en la uva. Su misión es transformar el ácido málico en ácido láctico, lo que, en cuanto a sabor se refiere, consigue la disminución de la acidez en el vino. El ácido láctico resulta más suave que el málico, por lo que tiene lugar un redondeo y un aumento de la untuosidad y los aromas en el vino. Además, a nivel químico, el vino se estabiliza tras este proceso, ayudando así a evitar que se estropee con el paso del tiempo.

Contacto

Finca Dehesa del Carrizal
Retuerta del Bullaque
13194 - Ciudad Real
España [Ver mapa]

Tel: 925 421 773    Fax: 925 421 761
email: info@dehesadelcarrizal.com

Newsletter

Introduce tu email para recibir información periódica.

Como apoyo al proceso de Internacionalización, Dehesa del Carrizal ha desarrollado un Plan Individual de Promoción Exterior con objetivos de tener su marca registrada a nivel internacional y conseguir nuevos mercados en los países siguientes: Puerto Rico, Colombia y Perú.
Para llevar a cabo esta actuación, ha contado con el apoyo financiero de la Junta de Comunidades de Castilla-La-Mancha, a través del IPEX, así como con la cofinanciación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) en el marco del Programa operativo 2014-2020.
Copyright © 2019 Finca Dehesa del Carrizal